Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones

Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones

¡Bienvenidos a nuestro artículo sobre cómo trasplantar vides! Si eres un aficionado a la jardinería o sueñas con tener tu propio viñedo, este artículo está hecho para ti. Trasplantar vides puede ser un desafío, pero con las instrucciones adecuadas y un poco de paciencia, podrás lograrlo con éxito. Así que, prepárate para sacar tus herramientas y adentrarte en el apasionante mundo de la viticultura. Descubre cómo desenterrar y trasladar tus vides en este completo y fácil de seguir tutorial.

El vino no sólo puede cultivarse en las regiones vitivinícolas. Una o dos enredaderas también pueden prosperar en el jardín de su casa y producir uvas deliciosas. Si las condiciones del sitio son óptimas y se satisfacen las necesidades básicas de las plantas, una vid puede envejecer mucho. Pero, ¿qué pasa si, por cualquier motivo, es necesario trasplantarlo a otro lugar? ¿Es eso posible?

Trasplantar vid

Cuanto más vieja es la caña, más difícil es trasplantarla

Generalmente es posible trasplantar una vid. Sin embargo, cuanto mayor es y más tiempo lleva en su lugar, más difícil y arriesgado se vuelve todo el asunto. Estas plantas no sólo pueden crecer hasta 10 metros de altura, sino que sus raíces pivotantes también son muy fuertes y penetran varios metros de profundidad en el suelo. Cuanto más viejas son las plantas, más profundamente se adentran en el suelo.

Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones>

Las raíces más finas apenas se forman. Por regla general, es inevitable que al trasladar una cepa se pierda una gran proporción de las raíces; prácticamente habría que sacrificarlos para poder sacar la vid del suelo. Sin embargo, por supuesto, debes intentar conservar la mayor cantidad de masa de raíces posible. Si el traslado no es absolutamente necesario, es mejor evitarlo por el bien de la planta. Si esto no es posible, lo primero que importa es el momento adecuado y una buena preparación.

Consejo: No se debe plantar vino cerca de plantas perennes, coníferas, árboles u otras vides viejas, ya que la presión de las raíces obstaculizaría el desarrollo de cada una de ellas. Sin embargo, existe la posibilidad de plantar varias variedades de uva juntas en un hoyo de plantación (plantación aljaba).

Mejor tiempo

Mover una enredadera supone mucho estrés para la planta. Para no aumentar el factor de estrés es recomendable esperar el mejor momento para hacerlo. ¿Pero cuándo es? Lo ideal es elegir un día de otoño en el que de todos modos se deba cortar el vino.

Ya en otoño, la vid deja de crecer y entra en el llamado “reposo de la savia”, que es el mejor momento para una tarea tan difícil y que requiere tanto tiempo como el trasplante. Si es necesario, se puede posponer hasta finales del invierno, es decir, enero/febrero, pero la probabilidad de que el suelo esté libre de heladas en esa fecha es probablemente cercana a cero.

Consejo: en el caso de que desenterres la enredadera y posiblemente la arruines, puede ser aconsejable cortar algunos brotes de antemano para una posible propagación y permitir que enraícen en consecuencia.

Trasplante de enredaderas: instrucciones.

Preparación

Una buena preparación puede reducir significativamente el estrés durante el trasplante tanto para la vid como para el jardinero. Pero ¿cuándo debería empezar esto? Lo mejor es empezar dos o tres semanas antes del trasplante.

  • Cortar las raíces alrededor del bastón.
  • En un radio de unos 50-80 cm.
  • Mejor con una pala afilada
  • Luego, afloje ligeramente el cepellón con un tenedor para cavar o un tenedor para cavar.
  • Riega la zona de la raíz a fondo y en abundancia.
  • En el último paso, corta la vid.
  • El corte puede ser más grueso.
  • La poda tiene como objetivo compensar en cierta medida la pérdida de masa radicular.

Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones>

Preparar nueva ubicación

Si es necesario, puede preparar la futura zona de plantación excavando la tierra a unas dos palas de profundidad, aflojándola bien, eliminando todas las malas hierbas y enriqueciéndola con abundante abono. Luego lo mejor es dejarlo reposar hasta la siembra. Lo ideal es preparar la nueva ubicación en el otoño del año anterior y luego dejarla reposar hasta el otoño del año siguiente, es decir, hasta la siembra.

Antes de plantar la vid, prepare el hoyo de plantación en la nueva ubicación:

  • Dependiendo de la fuerza del área de la raíz, excave un hoyo de plantación del tamaño adecuado
  • El hoyo debe ser aproximadamente una vez y media el tamaño del cepellón.
  • Sobre todo, debe ser profundo debido a las largas raíces pivotantes.
  • La raíz debe quedar suelta sin ser presionada ni aplastada.
  • Poco antes de plantar, realice algunas mejoras si es necesario.
  • Si es posible, enriquecer la tierra excavada con polvo de piedra o cal de algas.

Trasplante

Si se ha preparado adecuadamente el nuevo lugar, la vid se puede replantar directamente sin largas pausas y sin exponerla a estrés innecesario.

  • Regar nuevamente inmediatamente antes de excavar.
  • Pinche el área preparada alrededor del tronco.
  • En el borde exterior de esta área, descubre una pequeña zanja.
  • Debería tener aproximadamente una pala y media de profundidad.
  • Comenzando desde el borde, exponga la raíz.
  • Excave siempre en diagonal hacia el tronco.
  • Desenterrar la vid con la mayor cantidad de masa de raíces posible.
  • Raíz pivotante a una profundidad de aproximadamente 1 m, si es necesario cortar con una sierra
  • Antes de plantar en la nueva ubicación, acorte ligeramente las raíces.
  • Cortar cualquier posible lesión o hematoma.
  • Utilice únicamente herramientas de corte afiladas para cortar
  • Corta la enredadera vigorosamente si no lo haces antes de cavar.
  • Transporte la vid excavada a una nueva ubicación.

Después de haber equipado el fondo del nuevo hoyo de plantación con una gruesa capa de drenaje de gravilla o gravilla, agregue una capa de tierra y coloque la enredadera en el medio. Luego llénelo con tierra excavada. Para que no queden cavidades en la zona de las raíces, tiene sentido mover la enredadera hacia adelante y hacia atrás mientras se llena con tierra.
Después del llenado, apisone la tierra y no olvide regarla generosamente. Después de la inserción, el punto de injerto debe estar a unos 4-5 cm del suelo. Puede que tenga sentido amontonar ligeramente la enredadera al principio, de forma similar a lo que se hace con las rosas. En primavera hay que volver a quitar lo que se ha acumulado. Con un poco de suerte, la masa de raíces que quede en la vid será suficiente para que la planta crezca bien y vuelva a dar frutos.

Consejo: Debido a su crecimiento trepador, las vides dependen de una ayuda para trepar adecuada o del llamado enrejado. Puede ser independiente o fijarse a la pared de una casa.

Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones>

Cuidados después de una mudanza

El cuidado adecuado inmediatamente después de la mudanza es un requisito previo para que la planta crezca o se afiance en su nueva ubicación y posteriormente se recupere bien y crezca exuberantemente. En particular, el suministro de agua juega un papel crucial. En consecuencia, debes regar la vid abundante y profundamente cada 2 o 3 días durante las primeras seis semanas después del trasplante, dependiendo del clima.

Para mantener el calor en el suelo durante más tiempo y evitar que se seque, se recomienda cubrir la zona de las raíces con mantillo, idealmente con hierba cortada, semillas de uva, madera de vid picada o ceniza de vid. Esta capa de mantillo debe renovarse periódicamente. Al aplicar mantillo, también se debe tener cuidado de no cubrir la zona del injerto; debe permanecer libre. La fertilización no es necesaria en suelos de jardín normales.

Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones>

Publicaciones de este autor

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones

Trasplantar vides: desenterrar y trasladar | Instrucciones

Trasplantar vides es una tarea importante para asegurar el crecimiento saludable de las plantas y garantizar una buena producción de uvas. Si estás considerando trasladar tus vides a un nuevo lugar, aquí encontrarás algunas instrucciones clave para llevar a cabo este proceso con éxito.

¿Cuándo es el mejor momento para trasplantar vides?

La mejor época para trasplantar vides es durante la temporada de descanso vegetativo, generalmente en otoño cuando las plantas están inactivas. Evita hacerlo en pleno invierno, ya que las bajas temperaturas pueden dañar las raíces sensibles de las vides.

Instrucciones paso a paso para el trasplante de vides

  1. Preparación: Antes de empezar, asegúrate de tener las herramientas adecuadas como una pala, tijeras de podar y manguera de agua. También elige un nuevo lugar adecuado para trasplantar tus vides, teniendo en cuenta la cantidad de sol y el drenaje del suelo.
  2. Desenterrar las vides: Con cuidado, excava alrededor de las vides, alejándote del tallo principal y levantando suavemente la planta para no dañar las raíces. Limpia la planta de cualquier suelo suelto que pueda quedar adherido.
  3. Podar las raíces: Examina las raíces y poda cualquier raíz dañada o enferma. Esto promoverá el crecimiento de nuevas raíces sanas. Recuerda que no debes podar más del 20% de las raíces totales.
  4. Traslado de las vides: Transfiere la planta al nuevo hoyo preparado previamente. Asegúrate de plantarla a la misma profundidad que estaba en su ubicación original y apisona ligeramente el suelo alrededor de las raíces para eliminar bolsas de aire.
  5. Riego y cuidado: Después de trasplantar las vides, riégalas abundantemente para proporcionarles hidratación. Una vez establecidas, asegúrate de realizar un riego regular y proporcionar los cuidados necesarios, como el control de plagas y la aplicación de fertilizantes adecuados.

Consejos adicionales:

  • Mantén las vides lo más cortas posible durante el trasplante para minimizar el estrés en las raíces.
  • Evita trasplantar durante días calurosos para evitar la deshidratación de las vides.
  • No apliques exceso de fertilizante inmediatamente después del trasplante, ya que esto podría dañar las raíces.

Recuerda que el éxito del trasplante de vides depende en gran medida de la calidad del cuidado post-trasplante. Sigue supervisando el crecimiento de tus vides y ajusta los cuidados según sea necesario para garantizar un crecimiento saludable y una abundante cosecha de uvas.

Si deseas obtener más información sobre el trasplante de vides, te recomendamos consultar estos recursos externos:


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link